3 oct. 2009

Lucidez


El olor a tierra mojada todavía te trae recuerdos, como si al cerrar los ojos pudieras ocultarte del mundo como cuando eras niña, cuando duermes te ocultas entre las sábanas... con la transparente y delgada idea de que esa tela te protegerá de todo, como si tras de ella nada pudiese tocarte. La oscuridad se cierne sobre tus ojos sin que puedas hacer nada, se empequeñece y te envuelve hasta ser tan pequeña como tu negra pupila, que quiere abrirse más para poder ver que hay a su alrededor. El susurro de la voz que quisieras que salga de tu boca, esa voz en tu cabeza empieza a marearte de nuevo con ideas, que tan sólo por el simple hecho de ser ideas ya son poesía en tus manos y en tus ojos.

Descansa, cierra esos ojos, deja de tratar de voltear al revés la oscuridad. Deja de luchar contra esa invisible masa que te envuelve y que te envejece. El tiempo que jamás podrás tener entre tus manos.

Deja de soñar, te dicen cuando vas a dormir. Pero sigues con la firme idea de que los sueños son los abuelos de las ideas y que ellas tienen deben ver a sus hijas.

Te lo digo. Duerme..

1 ideas vagas:

Anónimo dijo...

Hola
Bueno, Mildred, hace tiempo que no pasaba por tu blog, pero hoy me di un breve tiempo (por coincidencia, antes de dormir) para darle un vistazo... y me da gusto que externalizes toda tu creatividad :D Al leer este escrito (hmm, no sé exactamente como llamarlo, aunque podría decir también "poesía libre", jeje tal vez) me sentí... como si por un momento me hubieran quitado una pesada carga de textos rigurosos y objetivos (tu sabes, el ITAM) y hubiera entrado a un espacio de sentimientos... no sé si me explico, jeje pero intento darle el sentido que experimenté en verdad... qué bueno que tú y Julio continúen creando cosas tan creativas e interesantes :D Finalmente... ¡me gusta tu blog! XD
Saludos a los dos

Emanuel Kant