28 ene. 2010

Mejor al mar




Mis hemisferios se trasfieren

se aparean confundiéndome

Me abandonan en el sino de las peores paradojas


En este día, en esta vida

quiero dividirme en dos

y negarme..

me gustaría reírme de la seriedad de mis puntos suspensivos...

Sé que romperme,

caminar en círculos

hace mi vida más corta


Tan sólo me consuelan las deliciosas coincidencias


Es bueno saber que hay más de un aburrido camino que seguir.


23 ene. 2010




Aprenderé el murmullo de los otros


mis alas no serán más que hojas arrancadas de libros


El otro lado del vidrio que se quiebra


con la propia fragilidad


de quien se cree poseedora


de las palabras..






8 ene. 2010

se me ponen si me besas, rojitas las orejas





No me gusta decir que me has enseñado cosas


no porque no lo hagas hecho si no

porque enseñar lo hacen todas las personas

que comparten su magia y su realidad


Prefiero irme a un lugar menos común contigo y quedarnos ahí solitos...



Te tengo a ti para arreglar esos puntos ciegos de mi mirada infantil, de ese cansancio torpe de una mosca que se topa con el vidrio mil veces más. Sé que te gustará lo que escriba, y sé que a algun otro le de envidia y a muchos más les parezca cursi, pero no la vida se trata de mandar al demonio a todos lo demás? Solo puedo escribir buena poesía cuando te la escribo a ti, cuando me dirijo a tu voz porque siento que NO le estoy hablando a una pared en blanco, haces válido este monologo inútil de este grito en mi cabeza. Quisiera ser esas palabras que salen de tu boca, cuando las saboreas con la lengua a tientas descifrando cada sílaba dulce cuando me dices que me amas.


Sólo tu sabes cómo me suenan las palabras.



Estoy aquí




me ves?



7 ene. 2010

La faja




Toda esta ilusión de perfección que crean las fajas y los tacones me resulta de risa, es como ponerse a otra mujer encima de uno y pretender que se es gloriosa por 2 horas y media, sin pilates, ni spinnig, ni agüitas milagrosas que quitan las ganas de comer. Aunque todo el cuento acaba cuando uno llega cansada a su casa, a la habitación, enciende la luz y toma una copa de vino.. se quita la faja, el brá, los tacones, las medias, el maquillaje y listo, todo el glamour se va por el retrete y uno vuelve a ser la misma hija de vecina que antes era, ni más ni menos (tal vez menos pero eso cada quién lo sabe)
Uno se acuesta a dormir y pasa por nuestra cabeza un pensamiento aunque impertinente y un poco fugaz sobre lo que habría sido de haber ido a esa fiesta sin faja, sin maquillaje y sin depilación de cera… lo que sale es un suspiro prolongado y nervioso, un simulacro de un hubiera, que duele melancólicamente en el interior de nuestro ego. Esto se olvida y se prosigue a repasar el hato de miradas de envidia y erotismo que nos seguían, ese deseo que vimos en ojos ajenos nos hace dormir con una sonrisita en la boca. Después de todo nuestro ego se levanta firme e impenetrable con esa fuerza que sólo puede darnos la pretensión de querer ser hermosos y

bellos algún día, alguna vez, aunque sea por dos horas y media..

Esa rica ilusión de estar delgada donde todo es un vil circo interior de pretensiones, se quema la fealdad que hace unos minutos uno llevaba puesta para disfrazarse de la mujer guapa que siempre uno quiso ser. Se encojen los pulmones y todo se desplaza como si se tratara de un embarazo, todos los órganos toman el lugar que les corresponde para seducir...

el vértigo otra vez




El aparatito vio mi vientre cargado e hinchado de una personita, que primero fue cuatro células humildes. Pero antes me pusieron un ungüento gelatinoso tranparente y para acabarla muy pero muy frío… que hizo que se me enchinara la piel y creo que hasta el bebé lo sintió, porque percibí adentro como si a él también se le hubiera puesto la piel chinita. En la pantalla en blanco y negro vimos cómo el aparatito nos mostraba con un haz de luz una parte de mi ser, como si lanzara rayos que rebotaran en las partes húmedas de mi cuerpo, esas de las que sólo me acuerdo cuando tengo mucho dolor, cuando tengo miedo, o cuando siento los roces de las alas de las mariposas que han decidido salir a dar un paseo. Ahí estaba ella (sí, ella, de ahora en adelante ella) se estaba moviendo para acomodarse en su pequeño océano, mientras me imaginaba cómo sería poder volver a sentir lo que es estar en él, esa oscuridad total, donde quizás sólo son los sonidos casi imperceptibles del exterior los que perturban nuestros sueños, y quien sabe qué sea lo que soñemos… ¿soñaremos con el paraíso que acabamos de dejar? ¿con formas difusas y abstractas? ¿y con el latido de nuestra madre de soundtrack? ¿Acaso los sueños pueden pasar por el cordón umbilical? Espero que no, porque quiero que ella tenga los propios. Sería como contaminar un río virgen con petróleo, digo, no tengo sueños tan negros pero los tengo maltrechos y con prótesis, con anhelos mochos y frustraciones que ella no tiene porqué sentir. Mejor que ella sienta y viva lo que tenga que sentir. Al pensar en eso, en lo que ella vivirá, me da una emoción parecida a un vértigo, como si desde el momento en el que decidí ser madre me hubiera subido a una montaña rusa que no va a terminar nunca, porque claro está, que uno nunca deja de ser madre por muy grandecitos que estén los hijos. Tengo miedo, no, tengo pánico sobre lo que pasará, sobre si seré mejor madre que la mía, si mi hija será feliz, si conocerá el desamor, la lujuria, la pasión de amar al hombre de sus sueños, si llorará conmigo, si me odiará más de la cuenta, si seré lo suficientemente sabia como para no querer hacer de ella una copia de mis sueños muertos, si podré lograr que vea con algo más que los ojos, si me imitará, si me dirá que soy una mujer frustrada y luego vendrá a abrazarme para pedirme perdón, pero más que fallarle tengo miedo de estar ausente, de no ser nadie en su espíritu. Son tantas cosas, tantos recuerdos que aún no son vividos, tantas las emociones que me penetran hasta lo más profundo de mi cuerpo que me hacen sentirme incapaz de vivirlas todas, que me hace pensar en cómo un ser humano puede sentir tantas cosas y a la vez no haberlas vivido…


Cuando el ultrasonido acabó yo estaba llorando,


no sabía si era felicidad derramándose, o el vértigo otra vez…


tenías razon




Cuando me miras y suplicas que te diga que pienso me pierdo en un sinfín de respuestas, unas menos improbables que las otras, me muerdo los labios y escojo la más contundente


Quisiera mantener en secreto que mi mente no pensaba en nada, al menos en nada importante y que me da pena decir que estaba divagando de nuevo construyendo cuentos que sólo Poe sería capaz de escribir sin ser mediocre.


Alguna vez me dijiste que nos hacemos el amor sin tocarnos


Te creí un mentiroso y sonreí a mis adentros


Tu mirada de reojo me sorprendió convencida de que era cierto


Después de tomarme de la mano


Después de caminar a mi lado largas horas llenas de aguas que se van a un océano infinito de sensaciones y recuerdos que no me cansan

Nos hacemos el amor en cada respirar...


sin tocarnos, sin necesidad de estar en una habitación gris..