8 ene. 2010

se me ponen si me besas, rojitas las orejas





No me gusta decir que me has enseñado cosas


no porque no lo hagas hecho si no

porque enseñar lo hacen todas las personas

que comparten su magia y su realidad


Prefiero irme a un lugar menos común contigo y quedarnos ahí solitos...



Te tengo a ti para arreglar esos puntos ciegos de mi mirada infantil, de ese cansancio torpe de una mosca que se topa con el vidrio mil veces más. Sé que te gustará lo que escriba, y sé que a algun otro le de envidia y a muchos más les parezca cursi, pero no la vida se trata de mandar al demonio a todos lo demás? Solo puedo escribir buena poesía cuando te la escribo a ti, cuando me dirijo a tu voz porque siento que NO le estoy hablando a una pared en blanco, haces válido este monologo inútil de este grito en mi cabeza. Quisiera ser esas palabras que salen de tu boca, cuando las saboreas con la lengua a tientas descifrando cada sílaba dulce cuando me dices que me amas.


Sólo tu sabes cómo me suenan las palabras.



Estoy aquí




me ves?



2 ideas vagas:

Ana Grecia dijo...

Hooooola Miiildd!! está bien padre tu blooooog! :D me gusta gustaaa!

Rommel Clemente dijo...

Hola Mild! Me (medio) gustó tu blog. (Es que no he tenido la oportunidad de revisar la mitad restante.) Un saludo, ja, ja. (Cómo si vivieramos a miles de kilómetros.)