31 mar. 2011

BARAKA




Baraka trata sobre comprender a la humanidad en toda su hermosa tribulacion y complejidad. En un lenguaje único de imágenes y música nos regala una visión universal, objetiva, y casi divina. Confronta ideas occidentales con ideas orientales, la quietud con el movimiento, y la destrucción con la purificación, dejando que nuestros pensamientos llenen el diálogo entre las imágenes y nosotros.


Al verla nos damos cuenta de que este lenguaje nos habla directamente, nos estrella contra nuestra naturaleza, nuestra guerra, nuestro tiempo, mortalidad y espacio. Es un lenguaje frontal que sin necesidad de palabras define aquella ambigüedad tan escurridiza: la condición humana.


Todo el diálogo se basa en la historia del hombre, desde sus inicios en el planeta, el hombre en la religión, una religión vista como espiritualidad y misticismo, la civilización y las fábricas, el hombre en la guerra, el misterio de la muerte y por último la purificación del fuego. En conjunto se vuelven un ciclo, que termina en el silencio de ruinas ya sean egipcias, romanas, mayas, o tailandesas, en la contemplación lenta del pasar del tiempo de la naturaleza que, en comparación con el del hombre, este último, es sólo un parpadeo. Termina con la noche, como última metáfora del final de los tiempos.


Puede que la película carezca de un guión como tal, pero ese espacio lo llenamos nosotros con nuestros pensamientos y emociones. Las imágenes no son al azar, son una sutil insinuación a la reflexión sobre lo que somos, qué hacemos, y por qué lo hacemos. El tiempo, es el protagonista de esta historia. Porque nosotros, somos los seres que le dimos nombre.



En palabras del autor.. este proyecto que tardó 11 años en realizarse, lo hace querer profundizar aún más en la relación del hombre con la eternidad.







21 mar. 2011

México es mi madrastra





Ayer me dejé llevar por la curiosidad de ver la película Presunto Culpable, había dos funciones y entramos en las de las 3:10. Olvidé todo lo que había pasado estos días respecto al documental, olvidé las palabras de P que ya sonaban distantes en la oscuridad de la sala: "dicen que los abogados que no quieren que salga a la venta, están recibiendo dinero de Lopez Obrador" No importa, no me importa. Yo quiero ver mi pelicula desde mis ojos, no desde los suyos.

Durante el climax del documental yo me solté a llorar, y H me dijo "no llores" en tono burlón e inmaduro. No pude aguantar las ganas de que me campanearan las lágrimas de rabia, y de ahogo, me cabroneó su tono de voz, las ganas de hacer nada, porque P ya tiene bien metido en el inconsciente que nada puede hacerse contra la corrupción, que yo espero no tenerlo nunca.

Lo que más me impactó no fue la historia en sí, fueron los miles y millones de expedientes amontonados en un cuarto oscuro y gris que combinaba con mi frustración, en medio de la sala de cine sentía que me estaba ahogando entre todos esos papeles roídos y húmedos, sentía que me faltaba el aire y que las palabras "nunca lo vas a poder lograr" se repetían haciendo eco mi cabeza, se hacían cada vez más fuertes cada vez que miraba las estadísticas que sólo se inclinaba el 95% para cosas malas... hay demasiados problemas, demasiada gente, todo esta chueco, todo es corrupción, asquerosa corrupción. En ese momento me dí cuenta de que lo que más me ha costado comprender hasta ahora, es que la vida misma no es justa, y me ha costado trabajo comprenderlo porque no quiero aceptarlo, no puedo.

En el suplemento Laberinto de este sábado (viene incluido en el periódico El Milenio), había un artículo: ¿Qué leían los egipcios antes de la Revolución?. Que habla sobre lo que probablemente fue el detonante: las palabras. Libros como Egipto no es mi madre.. si no mi madrastra, Egipto en estado de alerta, Lo que han vivido los egipcios y Edificio Yacobián por citar pocos, han hecho que el pueblo se sienta identificado con sus historias que nada tienen de ficción. ¿Esto ha hecho que se sientan unidos y fuertes como para expresar su opinión de inconformidad? En México podríamos empezar por publicar menos novelas sobre el narco, escribir más sobre lo que nos pasa ahora mismo.. en lugar de andar leyendo historias sobre vampiros gay que brillan bajo el sol.

Si me preguntan cómo estuvo mi puente de primavera, diré que estuvo revolucionario.

2 mar. 2011

No tengo palabra





Me encantan tus viajes en el tiempo,
tu constante cambio en mi espacio,
sembrando ecos de tu voz en los rincones de mi sueño
mis pies, ecos de huída,
son hojas que se creyeron raíces blandas 
crecieron y se alimentaron 
ahora son ternura y hermoso viento,
la lenta metamorfosis de mis palabras.