26 ene. 2009

En el imaginario


Hoy

dormiré con tu recuerdo bajo la almohada
como cuando los días azules me permitían sonreír en tu boca.
Las palabras se ensanchan y dan largos pasos,
sombras de ecos, ecos de agua.
Te imagino sentado al borde de la ventana,
y un escalofrío recorre mi espalda.
Miro tus libros y tiemblo,
leerlos es como verte a viva voz,
es como hundirme en el anhelo
y pensarte más adentro.
Muy a mi pesar la cama está vacía

¿Vacía de que?

Observo en aquella pared vacía un pasado imaginario,
imaginario, sí,
que no me quita las ganas de anhelarlo más conforme pasan los días..

fotografía: Richard Avedon

0 ideas vagas: